En busca de los frangipanis

Las calles de Pemba

Hoy domingo, hasta las 13 horas no cojo el vuelo, así que por la mañana sigo paseando por Pemba. Recordemos que Pemba (denominada Porto Amelia en la época portuguesa) es la capital de Cabo Delgado y la ciudad más importante del norte del país, y Cabo Delgado es la provincia mozambiqueña fronteriza con Tanzania.

Tomo la Avenida Eduardo Mondlane. Apunto que en todas las ciudades de Moz te encuentras una Avenida Eduardo Mondlane y una Avenida 25 de Setembro. Para entender porque estas dos placas dan nombre a las más importantes arterias de una ciudad mozambiqueña basta recordar que el 25 de Septiembre de 1964 Eduardo Mondlane, activista de FRELIMO (Frente de Liberación de Mozambique) declaró el inicio de la guerra de la Independencia de Portugal. Fue el principio del fin del colonialismo.

Sigue leyendo

Miscelanea de Ibo a Pemba

De dhow a chapa de Ibo a Pemba

Un poco antes de las 5 a.m. ya estaba yo en el pequeño embarcadero de Ibo. De las dos mareas al día no en ambas salen barcos, dependen de los capitanes y no estaba claro que hoy quisieran madrugar. Esperarme a la salida de las 3 o 4 p.m. suponía llegar a Pemba muy tarde o arriesgarme a no llegar en el día si surgía algún contratiempo.

DSC_0182Era de noche. En el embarcadero y en la zona donde fondean los barcos ni un alma y ningún barco en movimiento. Extraño. Suerte que a los 10-15 minutos llegó un chico que iba para Pemba. Los dos esperamos pero nadie llegaba. A las 5:30 a.m. el chico telefoneó a un capitán y este preguntó cuantos éramos. Lo que nos temíamos, por dos no iba a levantarse.

Sigue leyendo

Caminando por el mar a Ilha Quirimba

Salimos a las 8 horas de Miti Miwiri tras recoger a Sofía y Joaõ, una pareja portuguesa que son mis compañeros de jornada. Hablan muy bien español y sin embargo me cuesta entender su portugués más que a los mozambiqueños. Son de Lisboa. Confirmo que hablan distinto.

Nuestro guía es un joven isleño, que tiene como misión conducirnos caminando hasta la isla de Quirimba. No es algo que pueda realizar un viajero por su cuenta, pues hay que conocer el camino, por supuesto no señalizado, y entender el funcionamiento y la actuación de las mareas en la zona.

Sigue leyendo

Mareas mágicas

Sobre todo Ibo me impacta por el efecto de las mareas. Marea e Ibo casi son una misma cosa. Ibo nació condicionada por las mareas, y así continua. Y yo nunca me he interesado más por este fenómeno que cuando lo he vivido aquí. Posiblemente lo habré estudiado alguna vez, pero me pregunto ¿se puede explicar y entender las mareas sin haberlas visto nunca? ¿Sin ver como ese milagro de la naturaleza hace desaparecer el agua y convertir en camino de arena aquello que antes se hallaba anegado por el mar? Empecé a indagar y aunque la responsable ya sabemos que es la luna, es interesante repasar el por qué y algunas curiosidades.

Sigue leyendo

La pequeña Ibo

Quizás sea mejor visitar Ibo antes que Ilha Moçambique, y si no es posible al menos debe no esperarse nada igual a Ilha. A primera vista Ibo puede parecer pelado, desperdigado y seco pero dándole una oportunidad te ofrece recogimiento y paz, y unas vistas únicas pobladas de manglares, palmeras, aguas cristalinas, viejos barcos de vela (los dhows)…Y sobre todo historia y cultura….

Sigue leyendo

Travesía a Quirimbas Archipiélago

Igualando algún otro de los ya habituales madrugones, a las 3:40 estaba saliendo del Residencial Lys para acudir a la parada por donde pasaban las chapas para Quirimbas. Realmente la chapa llega hasta Tandanhangue, donde esperan los barcos para cruzar a Ibo, la isla base del Archipiélago de las Quirimbas, y a donde vamos. En la parada sólo estaba el guardia de seguridad de la tienda de la esquina, pero aunque de noche la calle no estaba desierta. Se intuía un tranquilo despertar de la ciudad. Como siempre, pregunto, y el guardia me confirma que aquí es el lugar y que en breve llegarán. Y así es!. Pero lo que lleva es un camioncillo con la parte de atrás al aire aunque techada y con dos líneas de bancos de madera. Uff, un viajecito de unas 5 o 6 horas, así no sé, no sé… Parece que adivinan el pensamiento porque el cobrador (por fin salió el nombre para esa figura) me dijo que podía ir al frente, junto al conductor. Poco después subió Ester, que se sentó a mi lado. Resulta que ella es de Ibo y entonces vamos juntas hasta el final. Las dos la mar de contentas 😉

Sigue leyendo

Paseando por Pemba, capital de Cabo Delgado

Seguía mi recorrido hacia el norte. Para hacer noche en Pemba tenía que coger la primera combi que salía de Ilha, y eso significaba de nuevo madrugar. A las 3:30 me recogían en la puerta de Ruby y comenzamos a dar vueltas, por lo menos 1 hora, hasta que se acabó de completar. Aun de noche salíamos de lha y ya de día me dejaban en el cruce de Monapo, donde pasaban los buses a Pemba. Allí me soltaron en un cruce de carreteras. Enseguida me orientaron y me tuve que desplazar hasta donde había un grupo de personas, al decirme que iban a Pemba me pegué a ellas. La estrategia es siempre la misma, como nunca hay indicaciones de los lugares de parada del transporte público, al llegar al supuesto punto intento preguntar a alguien si va al mismo lugar que yo, y si es así me pego a rueda ;-). No hace falta decirles nada más. E.llos ya se encargan de avisarme de cuando viene y demás. El bus a Pemba no tardó mucho en llegar y afortunadamente encontré sitio. Al poco de subir me ofrecí para coger una niña que estaba con su madre y su hermano pequeño en el pasillo. La madre tomó a la cría de un brazo y la levantó por los aires hasta que alcanzó mi asiento. Después de sentarse, la niña, lo primero que hizo fue sonreírme. Al poco rato se durmió.

           Sigue leyendo

Detalles de Ilha pendientes

Son ilimitadas las fotos a que invita Ilha, son mil los detalles de  este lugar único….

Sobre estas líneas la que bautizo como “Mujer con capulana” y que me encanta. La tomé desde el coche de Clair y todavía me sorprendo con la instantánea. La capulana es una pieza de tela empleada aquí para múltiples usos: como falda (aunque se la ponen encima de otra falda), para recoger o cubrir el cabello, cobertor de muebles, a modo de mochila para transportar niños a la espalda…todo un invento.y siempre colorido y favorecedor a rabiar. Sigue leyendo

Bajo los efectos de Ilha…

Fortaleza de São Sebastião

Ubicada en el norte de la isla, la fortaleza es una construcción imponente, por fuera y por dentro. Según leo es el más antiguo de los fuertes que actualmente se mantienen íntegros en el África Subsahariana. Su construcción se inició en 1558 y las últimas piedras fueron ubicadas 50 años después. Una pequeña capilla se emplaza más allá del fuerte y tocando el mar: La Capilla de Nuestra Señora de Baluarte, que construida en 1552 es considerada la más antigua de las edificaciones europeas en el sur del hemisferio y uno de los ejemplos de arquitectura Manuelina (variación portuguesa del estilo gótico final y del arte luso-morisco o mudéjar desarrollada en el reinado de Manuel I de Portugal (1495-1521)) en Mozambique  La fortaleza tuvo un papel muy importante en la defensa de la isla y en el comercio de esclavos, pues aquí los “almacenaban” hasta embarcarlos a los distintos puntos de destino.

Sigue leyendo

El fascinante abandono de Ilha de Moçambique

De Nampula a Ilha

Por una vez descanso de transporte público. Anoche, cuando después del viaje en tren llegué a Ruby Nampula, una guest-house monísima en la impersonal Nampula, coincidí en el dormitorio con Karen y con Claire. La primera es belga pero dejó junto con su marido Bélgica hace 8 años para vivir en Mozambique y ni se plantea volver a Europa. Hablamos de cuan diferente en cuanto a dimensión humana son estos dos mundos. Claire, es francesa pero vive en Londres y resulta que ha alquilado un coche con conductor local (que se llama Marzo) para aprovechar bien los únicos dos días que estará por el norte de Mozambique. Quiere escalar el monte Gurué, pero antes quiere dar una vuelta por Ilha de Moçambique, así que me invita a ir con ellos. A las 8 a.m. partimos y llegamos a Ilha sobre las 10 a.m, un recorrido que con chapa puede costar 4 horas. El coche está hiperlimpio y tengo todo el asiento de atrás para mi sola. No doy crédito. Cuando entramos en Ilha incluso no me siento cómoda, paseando por sus calles en el, para mi, ostentoso coche.

Sigue leyendo