No hay playa despues de Bazaruto

Madrugué para ver el amanecer en estas costas. Así empezaba mi día con destino a Bazaruto.

DSC_1021DSC_1022bis

Preguntando a la mujer que trabajaba en la limpieza de la guest-house me relajé. Me dijo que no me preocupara, se ve que muchos días empiezan al más puro estilo londinense pero se abre el cielo a mitad de mañana. A veces, si no siempre, la sabiduría popular es una gran aliada.

En la barca, mezcla de nacionalidades dignas del mejor chiste: una pareja mayor de mozambiqueños, dos austriacos, tres franceses, un chino y una española.

Marío, nuestro piloto, puso en marcha la lancha y en un recorrido de una hora, y tras una chopada importante en uno de los laterales de la barca, nos plantamos en Bazaruto. Descargamos los trastos de la comida y nos montamos de nuevo en la lancha para ir a hacer snorkel en una barrera de coral cercana a la isla.

DSC_0002Las maravillas del océano no os las puedo mostrar, mi cámara no me lo permite, pero tendréis que creerme si os digo que no he visto nada igual, o hace mucho que lo vi en el Índico de Asia y no lo recuerdo. Fue más que espectacular!… corales de diferentes colores, estrellas de mar, peces de unas tonalidades y formas impresionantes, diversidad absoluta. Todo al alcance de mi mano….el milagro de Bazaruto y sus barreras de coral!

DSC_0008Llegando de nuevo a la isla pudimos apreciar con calma su belleza: frente a nosotros una gran duna, y en su cima se adivinaban las grandiosas vistas. El chino, de nombre Chiao, y yo, recordábamos la dura escalada de las dunas en Namibia y me vino la imagen de Kyoko alzándose sobre esa verticalidad sin inmutarse y lejos de gatear, como alguna vez Paco y muchas yo ;-), ella se mantenía siempre erguida. Adela y yo le preguntamos, ansiosas por conocer su secreto y nos dijo que ella evitaba pensar en lo que quedaba por subir, ignoraba los, a veces impertinentes, artificios de la mente. Tan sencillo cómo complejo!

La duna de Bazaruto resultó sencilla, la arena no era muy profunda y se avanzaba con relativa facilidad. Desde lo alto la recompensa era incalificable. Adjetivad vosotros…

DSC_0029DSC_0030 DSC_0035DSC_0051 DSC_0058bis2  DSC_0104bis

La naturaleza siempre te sorprende y como tantas veces supera tus expectativas. La cara oculta de la duna se presenta como un oasis de densa vegetación. Mar, desierto, verdor… No hay muchas sensaciones que inspiren el sobrecogimiento que ofrece el descubrimiento de las maravillas de la madre naturaleza…..

DSC_0071DSC_0096bis

Ante una de sus obras, no eres más que un esclavo, su belleza te empequeñece y te entregas a su enormidad. Subí cuando ya bajaban los otros compañeros de barca y me quedé sola con todo aquello. No hay suficiente cerebro ni entrañas para asimilarlo, felicidad absoluta y profunda gratitud. Realmente no sé si merezco la mitad de lo que veo.

Al rato subió el chino, ya os dije que era un tío más que expresivo, y viendo sus gestos y aspavientos al descubrir el inesperado regalo de la cima aun sentí que aquello, si cabe, era más grande todavía. Creo que gritó.

Tuvimos que bajar, pero no por hambre, pues la visión nos alimentaba, abajo Mario había preparado una comida variada y abundante, con pescado, varios tipos de ensaladas y guarniciones y fruta. Un toldo a modo de jaima nos protegía del implacable sol. Cuando hubo que mover no queríamos, pero Marío aun nos prometía más paraísos.

Tras recoger nos embarcamos y cruzamos a la isla de enfrente, la pequeña Benguela. Poblada de pequeñas dunas y algo de vegetación era un lugar magnífico, las aguas son puro cristal, la arena se resquebraba bajo nuestros pies, todo era inmaculado. Chao y yo seguíamos sin creer lo que se presentaba ante nosotros, no comprendíamos nada, podíamos tocar las aguas, pisar la arena, echar fotos, pero aquello no era real…

DSC_0122DSC_0161

DSC_0134 DSC_0153 DSC_0154bis

Cuando ya nos despedíamos de un día magnífico e inigualable nos esperaba el gran espectáculo de los flamencos. Con esa luz y ese horizonte son exrtaordinariamente fantásticos.

DSC_0182bis2 DSC_0184

En verdad os digo, viajer@s, no hay playa, ni nada, después de Bazaruto. (Espero haya valido la pena la espera ;-))

11 pensamientos en “No hay playa despues de Bazaruto

  1. Enhorabuena Mariluz, me gusta mucho tu blog.

    Una forma de viajar muy comprometida y perfectamente compartida a través de este fantástico blog. Abres el apetito por “ver el mundo” al blogero curioso y emocionas a los que te conocemos. Una fotografía bella, humana y sensible junto a unos textos que narran aventuras y destinos de todo tipo. Veo más un estilo de vida que una afición …

    Yo lo recomendaría en las redes 😉

    • Carlos, a mi si que me emocionan tus líneas. Gracias por escribirlas y por entender la esencia de lallamada. Como bien dices, es más que una afición, Ser viajero es para toda la vida, viajes o no viajes 😉
      Besos

  2. Hola Mariluz!!, menos mal que ya has sacado tiempo para seguir con el viaje ;-). Estoy enganchada a tus aventuras y necesitaba que continuase.

    Por cierto que maravilla, ¡es el paraiso!

    Un besazo guapetona!

    • mariluz, voy siguiendo tus comentarios y aventuras , termino de recrearme leyendo tu paso por ese maravilloso paraíso de la isla de bazaruto ,cuanto me gusto leer tus comentarios y contemplar las fotos de ese maravilloso paisaje tan , playas inmaculas bellas mariluz–cuanto te envidio por todo lo que haces y eres,…..ojala, me encontrara en esas condiciones y poder disfrutar de la belleza de la natura…. que gratuitamente se nos ha dado……mariluz ya sabes que admiro tu proceder, y deseo que cumplas muchos sueños en tu vida,—–y muchos exsitos ,te deseo….besitos…….siempre….

      • Lo sé Antonio, lo sé, pero gracias por volvérmelo a decir. Yo te deseo que sigas sacando ese chaval viajero que llevas dentro, y por muchos años… Quien te iba a decir a ti que ibas a conocer la maravillosa Malasia?. Así es la asombrosa vida de las almas viajeras….grandes besos

  3. Mariluz, algo atropellado he echado el primer vistazo a tu blog. El proposito es leer mas despacio el fin de semana.
    Una marivilla lo que cuentas y las fotos que has puesto. Me sigo nutriendo de las lecturas sobre Africa, no se si algún dia tendré tiempo para ver estas maravillas, por el momento me tengo que conformar.
    Un abrazo

    • Cuando quieras Fernando, por aquí seguimos,. Gracias por acercarte. Da gusto encontrar viajeros con quien compartir, la semilla del viajar se engrandece. Y claro que tendrás tiempo, claro que sí, conocerás África…1abrazo!

  4. mariluz, gracias por tu amabilidad en leer mis palabras , me sastisface, sabes que sigo tus recorridos por esos mundos tan maravillosos que el señor nos dejo tan gratuitamente ,—–y que lastima que no las podamos disfrutar, unos por que no saben lo que se pierden —o quizás otros ,porque no puedan, pero lo importante es saber que eso —tan maravilloso —-siiii existe y que esta ahí , a pesar de todas las dificultades que allí también se pasan ,——esperemos que un dia ,el mundo tierra que lo crearon tan maravilloso , —–vuelva a ser –lo que fue,……te adoro y por lo menos ,sabre de tu boca lo bonito que es…..muchos besitos de este que te admira y te sigue ,……hasta pronto….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *