Llegada a Tetuán, Hotel África y hammam

 

Mi primera idea de este viaje fue Tetuán, me interesaba el tema del protectorado español en Marruecos: qué era realmente eso del protectorado, cuanto de protección y cuánto de dominio había en ese concepto, qué impronta española queda por aquí… No tengo referencias de otros viajeros y sin embargo tengo una intuición fuerte de que me va a gustar. Tenía que venir, fue una de las razones, si no la única, por las que me resistí a seguir en Xauen.

Llegué sin reserva, Mohamed había contactado por teléfono con algún hotel pero sin éxito, parece que estaba todo bastante completo, así que decidí probar suerte y si no llamaba a Shamira, a ver si ella me podía ayudar.

A pesar de llegar con el tiempo justo a la estación de Xauen, me tocó esperar 30 minutos. Retraso del bus. Esta vez viajaba a lo cómodo, con la compañía CTM. Fue interesante la venida en aquel caluroso bus pero ahora no me apetece repetirlo. CTM es la transportista de pasajeros más europea de Marruecos, confortable, limpia…hasta te facturan la maleta dándote el correspondiente resguardo, cosa que en ALSA, la compañía con la bajé desde Valencia a Marruecos no existía, cada uno metía y sacaba su bolsa sin ningún control con la esperanza de que al llegar a destino la bolsa se mantuviera en el maletero. Además en CTM funciona la regulación de la refrigeración por cada asiento, cosa que no siempre he visto que funcione, sin ir más lejos en ALSA.

Un viaje tranquilo de algo más de una hora, no lo sé bien porque no llevo reloj y el móvil siempre está apagado. Al llegar a Tetuán salgo de la estación e iba a coger un taxi pero un hombre me para y me pregunta si tengo hotel, me marea con más información y acabo diciéndole el nombre del hotel donde me dirigía. Mal hecho porque me siguió supongo que con la idea de cobrar la comisión, y yo diciéndole que no. Agg!!, esto es el rollo de algunos lugares, no sé cómo tras un buen rato me lo quito de encima y al llegar al Hotel Regina no hay sitio. Afortunadamente!, y sigo buscando e igualmente en los siguientes dos sitios que pregunto, Hotel Etoile y Hotel Bilbao ─en la zona del ensanche pero cercanos a la medina─ tienen una única habitación pero no me acopla. Son lugares sin ningún encanto, bien situados pero fríos, las típicas pensiones de toda la vida, una diminuta recepción bajo junto a las escaleras, pasillos insulsos y habitaciones un punto deprimentes pero aceptables. Me recuerdan al hotel Lys de Pemba, en Moz, aunque este mucho menos tolerable. Dude si conformarme con eso, pero afortunadamente no lo hice.

DSC_0894El caso es que resuelvo seguir buscando, una mujer que encuentro en el primer hotel decide acompañarme por gusto, así son por aquí. Se me acerca algún hombre por la calle queriéndome llevar a otros sitios y ella me los quita de encima, hasta que se acerca Mohamed, un hombre amable, no pesado y con muy buen español, me cuenta que es artesano y ha estado en las fiestas de moros y cristianos. El caso es que nos ofrece un sitio y a la mujer y a mi nos parece un buen hombre, así que ella me deja ir con él y nos metemos en la medina para llegar al Hotel África, un riad precioso aunque algo envejecido. Nordin nos recibe y me hace sentar. Nordin es un tipo especial, difícil de describir, después de lo que lo conozco para mi es un gurú, un gurú de la vida. Tiene una psicología increíble, adora el trato con personas y se entrega a ello con intensidad. Al principio es tan peculiar y único que me pareció un poco friki, pero él supo reconducirme y tras enseñarme la habitación ─cumplía mi único requisito de ventana a la calle para asegurarme una noche agradable, ya que aquí no hay ventilador─ me ofreció un te y charlamos. Me dijo que el precio eran 120 Dirham, intenté regatear, me dijo que iba comer y cenar gratis ─yo obviamente pensé que era un decir─ ,dudé si buscar algún sitio más, pero él sin presionar hizo que me quedara. Es un poco brujo…

La Medina, primer encuentro

Le dí 10 DHs a Mohamed por la ayuda y me quedé hablando con Nordine, me dijo que las chicas iban a un hammam a las 16 horas y que me apuntara. En Xauen pregunté por el hammam pero me comentaron que en verano hace mucho calor, me pareció lógico y descarté la idea. Afortunadamente de nuevo Nordine me convenció para ir y me uní a Noelia y Tea, dos francesas un poco bastante alternativas ─nos entendemos en español-francés-inglés─ y Jamila, que es marroquí del sur de Marruecos, y que no habla ni papa de inglés ni de francés, ─nos entendemos con ella como podemos, principalmente señas y sonrisas. Ante el retraso para salir al hammam, cosas del horario marroquí ;-), me escapé un ratillo por la media y ya vi que iba a ser bien distinta a Xauen, básicamente porque Xauen es distinto a todo Marruecos. Me recordaba más a Fez por el caos, la intensidad, la acumulación de cosas por todas partes, la no pulcritud, etc.

DSC_0286 DSC_0290

Hammam

Finalmente nos plantamos en el hammam. Resulta que Jamile decide invitarnos, es poco, pero no queremos dejarle y ella insiste. Yo le compro los ungüentos. En la zona de vestuarios, donde dejamos la ropa, la foto del rey en perfecto traje de chaqueta preside la estancia, parece que nos observa. Dentro del hammam hay unas señoras que te frotan y te ponen las cremas, pues Jamile quisó exfoliarme ella misma, y no veáis que profesional es!. Me dejó hiperlimpia, la de runa que salía de mi piel.. además el efecto de la exfoliación es como un masaje increíble. El calor era muy soportable, hasta agradable, la verdad que se hizo muy muy corto. Sales del hammam con una relación distinta con tu cuerpo.

Para aquellos que todavía no habéis tenido la suerte de disfrutar de un hammam, conocido también como baño árabe o turco, se trata de un baño con vapor de agua que combina la limpieza de la piel y la relajación. Es una variante de la sauna, pero yo diría que más completa. Además de las funciones anteriores también es un lugar de encuentro, mujeres por un lado, hombres por otro se reúnen con periodicidad y comparten espacio y conversación. Para vuestra información en Valencia tenemos los Baños del Almirante, un lugar escondido en nuestro antiguo barrio judío y que sin duda merece una visita.

DSC_0294Al salir dimos una vuelta las cuatro por la medina y les invité a un sazsa que es una copa de batido de aguacate y fresa con helado, típico de Tetouan. Estaba buenísimo, reponíamos calorías tras el hammam… Tea conoce bien la medina, ha estado viviendo en Tetuán y se nota que le encanta. El queso fresco un poco amargo o ácido es un clásico marroquí, al menos del norte, las chicas  francesas compraron. Siempre el colorido maravilloso, las sedalinas, las olivas y su diversidad.

  DSC_0296 DSC_0318

DSC_0322Jamile (en la foto con camisola azul y posando) y yo seguimos con el paseo, las chicas francesas decidieron descansar. Al llegar a casa ─Hotel África ;-)─ estábamos agotadas. Nordine nos dijo que tras el hammam hay que reposar un rato y no meterse de lleno a realizar una actividad. Nosotras hicimos todo lo contrario, pero es que la medina, estaba llena de vida y de color, irresistible! Especias maravillosamente presentadas, fruta fresca y con gran variedad, puestos como el de las patas y las vísceras, el pan redondo típico marroquí….

 DSC_0327 DSC_0331

DSC_0329  DSC_0332 DSC_0335

Cena marroquí

Pensaba salir a cenar algo rápido y cerca pero me dijo Nordin que teníamos cena en casa. Yo me puse a escribir mientras conversábamos en el patio y aunque empecé a sentir un cansancio tremendo aguanté hasta que acabó de preparse el tajine. Sobre las 12 de la noche llegó a la mesa una única fuente con carne guisada ─el ansiado tajine cocinado por Jamile─ y un plato con pan untado con una salsa preparado por las chicas francesas. Vi que los demás cogían un trozo de pan y con dos dedos se ayudaban a modo de cuchara para catar el tajine. Aplicando “donde fueres haz lo que vieres” cené al más puro estilo marroquí. Todo estaba buenísimo. 

Esa noche dormí 10 horas….

 

 

5 pensamientos en “Llegada a Tetuán, Hotel África y hammam

  1. Muchas gracias por tu información, pero me gustaría saber el nombre y dirección del hamman, me voy este viernes, 6 de marzo, y agradecería tener toda la información que pudieras ofrecerme.

    • Subes por la calle del Caid Ahmed (la calle donde se ubica el hotel Africa) hasta el interior de la medina arriba, tuerces a la derecha y andas 30 metros luego a la izquierda otros 15 metros. A la derecha esta una puerta por debajo de ella pasa la gente. A 2 metros hacia la derecha está la puerta del Hammam. Explicación gentileza de mi amigo Hassan Garich. Si no lo encuentras pregunta por esa zona, seguro que los encantadores tetuanís te lo indican. Disfruta Marieta! Si necesitas algo más ya sabes

  2. Gracias de nuevo por tus exhaustivas, y rápidads, explicaciones, desde luego intentaré gozar de ese inmenso placer que es el hamman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *